viernes, 3 de febrero de 2017

ORACIÓN A SAN BLAS (I)


ORACIÓN  A SAN BLAS (I)
Oh glorioso San Blas, que con vuestro martirio habéis dejado a la Iglesia un ilustre testimonio de la fe, alcanzadnos la gracia de conservar este divino don, y de defender sin respetos humanos, de palabra y con las obras, la verdad de la misma fe, hoy tan combatida y ultrajada.
Vos que milagrosamente salvasteis a un niño que iba a morir desgraciadamente del mal de garganta, concedednos vuestro poderoso patrocinio en semejantes enfermedades; y sobre todo obtenedme la gracia de la mortificación cristiana, guardando fielmente los preceptos de la Iglesia, que tanto nos preservan de ofender a Dios. Así sea.

SAN BLAS, ORACIÓN PARA PEDIR UN MILAGRO DE SALUD (PERSONAS Y MASCOTAS)







SAN BLAS, ORACIÓN PARA PEDIR UN MILAGRO
 DE SALUD (PERSONAS Y MASCOTAS)


San Blas milagroso,
invicto mártir y santo humilde y glorioso
que con pureza de sentimientos y entrega total
serviste a los demás olvidándote de ti mismo
y siempre tuviste compasión por los afligidos;
santo bueno que con sencillez, ternura y amabilidad
diste asistencia y sanación a los enfermos,
y amor y cariño a los animalitos que iban a tu cueva,
escucha estas mis sinceras y humildes súplicas
que con fervor y confianza te dirijo.

San Blas, bienaventurado y lleno de fe,
conocido y aclamado por el don de la curación milagrosa,
tanto de las personas que se te acercaban
como de los animales enfermos que a ti llegaban,
ruega al Padre de todas las misericordias
y Señor de toda piedad,
nos reciba con afecto y por tu mediación nos atienda.

Glorioso san Blas, hombre lleno de virtudes
que nos revelaste el amor a la vida y a todo lo creado,
y nos enseñaste lo que son los valores humanos,
ahora que tienes gran poder ante Dios Padre,
Dios Hijo y Dios Espíritu Santo,
pide por la sanidad y fortaleza de ...,
que tu compasivo corazón y amor a los necesitados
sean los que le devuelvan la salud del alma y cuerpo.

Tú que nos concedes alivio y salud,
obras milagrosas curaciones en las enfermedades,
alivias y sanas los padecimientos del cuerpo
y eres poderoso mediador en las adicciones y dependencias,
te pido que ... sea sanado,
aleja de él-ella todo lo que le hace sentir dolor y malestar,
bendice las manos de los médicos
que con gran empeño tratan su enfermedad,
bendice a los que están a su lado para cuidarlo-a,
haz que su cuerpo quede sano y fortalecido,
no dejes que sufra tanto, dale una nueva oportunidad,
y mándale energías y esperanza.

En el glorioso nombre de nuestro Padre Celestial
y de su Hijo Jesús,
que es la medicina universal de todas nuestras dolencias,
te suplico, obispo san Blas, no abandones a ...,
`pon sobre él-ella tus manos milagrosas
y une tus oraciones a las mías,
para la restauración completa de su salud,
ruega para que reciba cuanto antes la ayuda Divina
y sea asistido-a y sanado-a.

Te agradezco tu mediación, bendito san Blas,
y con una confianza sin límite en la bondad y en la misericordia
del Padre Eterno y Todopoderoso,
dejo bajo tu protección, cuidado y amparo,
y en los brazos de Él para que sea curado-a
a este siervo de Dios ...

Por nuestro Señor Jesucristo,
que siendo Dios vive y reina con el Padre
en unidad del Espíritu Santo,
por todos los siglos de los siglos.

Amén.

Rezar cinco Padrenuestros, Avemaría y Gloria.
La oración y los rezos se hacen durante tres días seguidos.
Encender dos velas blancas el último día.

San Blas obra muchísimos milagros de salud, se le puede pedir
por la sanación de uno mismo, de un familiar o amigo...
y por la salud de las mascotas.
(San Blas también es protector y sanador de los animales, pues
cuando vivió como eremita en una cueva los animales salvajes
acudían a su lado para que los cuidase y curase y jamás le atacaron,
incluso cuando estaba en oración los animales se quedaban
fuera de la cueva tranquilos esperando que terminase).

sábado, 22 de octubre de 2016

ORACIÓN A SAN JUAN PABLO II (OFICIAL)





¡Oh San Juan Pablo, desde la ventana del Cielo 
dónanos tu bendición!

Bendice a la Iglesia, que tú has amado, servido y guiado,
animándola a caminar con coraje por los senderos del mundo
 para llevar a Jesús a todos y a todos a Jesús.

Bendice a los jóvenes, que fueron tu gran pasión.
Concédeles volver a soñar, volver a mirar hacia lo alto
para encontrar la luz que ilumina los caminos de la vida en la tierra.

Bendice las familias, ¡bendice cada familia!
Tú advertiste el asalto de Satanás
contra esta preciosa e indispensable chispita de Cielo
que Dios encendió sobre la tierra.
San Juan Pablo, con tu oración protege las familias
y cada vida que brota en la familia.

Ruega por el mundo entero,
todavía marcado por tensiones, guerras e injusticias.
Tú te opusiste a la guerra 
invocando el diálogo y sembrando el amor:
ruega por nosotros, 
para que seamos incansables sembradores de paz.

Oh San Juan Pablo, desde la ventana del Cielo,
donde te vemos junto a María,
haz descender sobre todos nosotros la bendición de Dios.
Amén.



 
 (CARDENAL ANGELO COMASTRI,
VICARIO GENERAL DE SU SANTIDAD PARA LA CIUDAD DEL VATICANO)
 

sábado, 20 de junio de 2015

Domingo 12º del tiempo ordinario (B)



PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Job 38, 1. 8 11

El Señor habló a Job desde la tormenta:
- «¿Quién cerró el mar con una puerta, cuando salía impetuoso del seno materno, cuando le puse nubes por mantillas y nieblas por pañales, cuando le impuse un límite con puertas y cerrojos, y le dije: “Hasta aquí llegarás y no pasarás; aquí se romperá la arrogancia de tus olas”?»

Palabra de Dios


SALMO RESPONSORIAL Sal 106, 23- 24. 25-26. 28-29. 30-31

R. Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia.

Entraron en naves por el mar,
comerciando por las aguas inmensas.
Contemplaron las obras de Dios,
sus maravillas en el océano. R.

Él habló y levantó un viento tormentoso,
que alzaba las olas a lo alto;
subían al cielo, bajaban al abismo,
el estómago revuelto por el mareo. R.

Pero gritaron al Señor en su angustia,
y los arrancó de la tribulación.
Apaciguó la tormenta en suave brisa,
y enmudecieron las olas del mar. R.

Se alegraron de aquella bonanza,
y él los condujo al ansiado puerto.
Den gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace con los hombres. R.


SEGUNDA LECTURA

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 5, 14 17

Hermanos:
Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie según la carne. Si alguna vez juzgamos a Cristo según la carne, ahora ya no. El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.

Palabra de Dios


EVANGELIO


Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 35 40

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. El estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole:
-«Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago:
-«¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo:
- «¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros:
- «¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen! »

Palabra del Señor